Saltar al contenido

Aduriz se marcha con cuentas pendientes

Aduriz

Ya ha transcurrido mes y medio desde que Aritz Aduriz socavara los cimientos del Athletic Club anunciando su definitiva retirada del fútbol. Casi 90 días acompañados de homenajes, que han servido para que el ariete donostiarra eche la mirada atrás en el tiempo y reflexione sobre su carrera. «Diría que estoy tranquilo, he hecho todo lo que he podido y lo he dado todo», admite en una entrevista concedida a Euskadi Irratia.


La despedida del Athletic y del deporte profesional ha dejado un poso agridulce en el ya ex delantero. Satisfecho por haberse entregado a los colores rojiblancos, lamenta no ser partícipe de esta recta final de temporada en la que el equipo se juega tanto. Sin embargo, las viejas costumbres son difíciles de erradicar y sigue siendo un miembro más de las expediciones bilbainas.

Aduriz
Foto Athletic Club

«No es fácil definir cómo me siento. Diría que estoy tranquilo con mi decisión. Los últimos meses han sido duros y sentía que tenía que hacer caso a lo que me decía mi cuerpo», reconoce compungido.

No hay cabida para el arrepentimiento en su drástica decisión : «Volvería a tomar las mismas decisiones. La salud pudo y él lo tuvo claro. Mirando a la salud, acabar tan tocado no es lo mejor, pero para salvar la cadera tendría que quitar años de fútbol. Nunca los quitaría porque he disfrutado muchísimo».

Aduriz ha lucido la elástica rojiblanca en tres etapas, siendo la última en la que se ha encumbrado como referencia : «Tenía confianza, entendía mejor el juego y fue el momento de volver a Bilbao. La primera ve que subí al primer equipo no estaba preparado, no disfruté y no me veía capaz de hacerme un hueco».

Su intervención quirúrgica evoluciona favorablemente : «Espero hacer una vida normal y plena, pero fútbol no podré practicar. Es peligroso por los golpes, los saltos o las caídas. Tendré que probar con otros deportes», concluye.