Saltar al contenido

Ansiado regreso de Muniain en Sestao

Munain

Las expectativas de la vuelta de Iker Muniain eran altas y el navarro no decepcionó en el césped de Las Llanas. Volvía el capitán rojiblanco a una convocatoria tras dos meses en el dique seco. Garitano aprovechó un partido sentenciado para darle la oportunidad de volver al terreno de juego en el minuto 65, sustituyendo a Raúl García.

El pasado 20 de noviembre es una fecha de infausto recuerdo para el de la Chantrea. En un entrenamiento, una rotura fibrilar en el bíceps femoral izquierdo le condenaba a la enfermería en un momento en el que su progresión parecía imparable. Convertido en una referencia en el ataque rojiblanco, incluso había logrado marcar de un testarazo, algo inusual en su carrera.

Dos anécdotas de Munain marcaron ayer su regreso. La primera, la coincidencia en el estadio sestaotarra con Pablo Coscolín, amigo íntimo desde la infancia desde que militaran en las filas del Txantrea.

La otra, su regreso ayer ante el Sestao acerca al atacante a los 400 partidos oficiales luciendo la zamarra bilbaina. Una estadística al alcance de los más comprometidos con el club y que, si el curso de los acontecimientos no lo trastoca, cumplirá el día 19 de enero ante el Celta en La Catedral.