Saltar al contenido

Lekue avisa: «van a quedar muchos rastros de esto en el futuro»

La vuelta al trabajo en Lezama no supone la vuelta a la normalidad. Pese a que se recuperan rutinas, no es sinónimo de bajar la guardia. Es la conclusión que se extrae de las últimas palabras de Josean Lekue, jefe de los servicios médicos de Ibaigane. El facultativo ha detallado el protocolo que deberá seguir la plantilla rojiblanca cara a evitar que el Covid-19 pueda propagarse por las instalaciones de entrenamiento.

«Las medidas que hemos ido tomando en Lezama contemplan las generales que mandan, como marco general, las autoridades sanitarias; medidas que constantemente se están repitiendo y que tienen su fundamento en la higiene personal y en la distancia física», declara el médico.

«En nuestro caso además, por supuesto, estamos obligados a contemplar todas las medidas que LaLiga Santander ha especificado en su protocolo de vuelta a los entrenamientos», aduce Lekue. «En realidad únicamente nos está exigiendo hacer un ejercicio de sistematización de los procesos. De ser especialmente cuidadosos tanto con las medidas generales como con las medidas específicas, y de establecer una rutinas de trabajo que, más allá de cierta incomodidad, nos están permitiendo cumplir con todo lo que se nos exige», añadió.


Foto Athletic Club

Lekue apela al esfuerzo y la conciencia colectiva para aplicar el protocolo con éxito : «Tenemos que tener claro, todos, que siendo una situación más o menos coyuntural sin embargo van a quedar muchos rastros en el futuro, por lo que hay que acostumbrarse a introducirlas en nuestro día a día. Creo que ese es el ejercicio básico al que tenemos que someternos todos y, de forma especial, en los servicios médicos».

Para los médicos, la pandemia supone vivir en un estado de alerta permanente : «Estos dos meses han tenido dos perspectivas para los médicos. Una, estar muy atentos a las peticiones de las autoridades sanitarias, y por otro lado de los jugadores. El estar entrenando de forma tan especial como en una casa supone un estrés físico y psíquico añadido para ellos. Ha habido un contacto diario y un registro de sus tareas para prepararlos para esta vuelta que vivimos ahora».

Las dudas afloraron sobre la capacidad de los jugadores para aplicar estas estrictas normas. Lekue descartó cualquier problema con sus pacientes: «La predisposición de la plantilla es excelente siempre y también lo es en este momento. Que es doble además: atender todas las medidas que se les piden, tanto para la seguridad personal como para la colectiva de nuestra comunidad, y, por otro lado, su actitud ante el entrenamiento».

«No podemos olvidarnos que esto de hecho es una pretemporada con la incertidumbre añadida de que no sabemos cuándo va a terminar este periodo y cuándo va a poder comenzar la competición,… si es que finalmente entre todos conseguimos que dé comienzo». concluyó.