Saltar al contenido
Athletic Zurekin | Noticias Athletic

Elizegi señala «Hay políticos que no dejan en paz al club»

ELIZEGI

El ex presidente del Athletic, Aitor Elizegi, se ha puesto frente a las cámaras de Durangaldeko Telebista y su comparecencia no ha dejado indiferente a nadie. Quien fuera máximo mandatario rojiblanco se ha explayado a gusto sobre su etapa dirigiendo Ibaigane y las diferentes vicisitudes de su presidencia. Entre ellas, algunas que cree males coyunturales del club.

Los fichajes siempre suponen uno de los motivos de más tensión entre la afición bilbaína. Interpelado sobre si él haría caja con Unai Simón, es claro: «Para mí solo hay una solución al corto y medio plazo: consolidar la plantilla con el máximo número de jugadores capaces de jugar a este nivel. La mejor fórmula sería que Unai Simón jugara 536 partidos con el Athletic. El resto de variables debe verse. Yo no me lo he planteado. Pensamos que había que quedarse con Simón, con Vivian, con Yeray, con Nico…».

Su interlocutor quiso saber si realmente hubo una oferta del Liverpool por Iñaki Williams y que luego condicionaría la renovación del atacante: «Sí, Iñaki se nos pudo escapar. Existe la propuesta de Inglaterra, su cláusula era de 80 millones. Lo normal era consolidar a un jugador como él, y como tipo es increíble. Prefiero que el Athletic se pueda defender con él en el campo. Un jugador de ese nivel cumple el perfil perfecto para aquella Premier. Ahora no saben qué hacer con el dinero, en 2019 les sobraba».

Una de las grandes críticas de la grada de San Mamés es que no pocos jugadores cobran por encima de su valor en el mercado. Una pregunta que Elizegi no rehuye : «El Athletic no puede pretender competir en Europa con 120 millones de ingresos. Nuestros 40 rivales directos están por encima de ese límite salarial. Estamos en la parte media baja de esos rivales directos. Todo se mide y no tengo todos los datos, mi cerebro los va limpiando, pero sí sé que está en la parte media baja de los equipos con los que queremos competir. Los otros aspirantes en campaña hablaban de reforzar la capacidad de ingresos para competir en Europa, una plantilla consolidada y un límite salarial más amplio o más ambicioso. No hablemos del salario de los jugadores. Queremos una plantilla contrastada, que esté en las prelistas estas que hacen ahora».

Una apuesta por la continuidad que también conlleva un lamento por la marcha de Marcelino : «Creo que juntos hubiéramos seguido. Soy un admirador de Ernesto pero fue un error que no siguiera Marcelino».

El destino de Íñigo

El empresario hostelero aportó también su opinión sobre la polémica en torno a la renovación de Íñigo Martínez. No niega que el de Ondarroa es un férreo negociador : «Teníamos tiempo, había años sobre la mesa. La relación con Íñigo es de confianza, discreta. Él consideró que era necesario esperar a la próxima junta directiva. Yo no hubiera esperado. Creo que la fusión Íñigo-Athletic salen ganando ambos. Espero que renueve, el fútbol tiene mil variables. ¿Por qué no? Se lo digo a Íñigo y a Luis Bilbao: lo más rentable es que jueguen 500 partidos en el Athletic.

Uno de los alicientes para la renovación, según Elizegi, debe ser el caché que aporte haber militado en el Athletic : «Se lo dije a Llorente, a Javi, a Ander Herrera, a Vivian y a Malcom. Dudo que no sea rentable económicamente, pero luego es rentable para el resto de su vida. Haber sido parte del Athletic durante tantos años es currículum, y no sé quién les dice que el fútbol acaba a los 30. Dicen que son futbolistas hasta que los tumbamos. ¿Por qué no vas a tener en el currículum que tienes 500 partidos?.

Una nueva vida

Haber dejado el cargo no lo ha alejado ni un ápice de la actualidad rojiblanca : «Vivo cerca de Lezama y a veces el coche se me va hacia Lezama en la rotonda. Aún estoy durmiendo, no sé cuánto tiempo voy a necesitar para recuperarme porque tiene un peaje mental y físico. El Athletic no te deja ni soñar con algo que no sea el Athletic. Yo quería sentir esa normalidad. Uno se dedica a las tabernas y a las tiendas, y me siento cómodo con mis clientes y amigos, y necesitaba esa normalidad camino de San Mamés».

Echando la mirada atrás en el tiempo, admite que dirigir el Athletic nunca fue una empresa fácil : «Tenía tan claro el programa que hubiera empezado esa misma tarde la comisión de reforma. Había cosas que las habría hecho al día siguiente. La primera semana hice la residencia. Me reuní con varias entidades para decirles que esa se hacía en la legislatura. Es más lento de lo que yo pensaba, el Athletic es un transatlántico que le cuesta virar y girar».

La intervención del ex presidente ha servido también para poner sobre la mesa la tan comentada conexión entre club y política vasca: «Para mí son agua y aceite. Ha estado presente desde el Mundial de Argentina. Hay aficionados del Athletic que quieren que beses la bandera y hay políticos que no dejan en paz al club. Pero sobre todo se arriman cuando van bien las cosas, cuando van mal o hay un error no se acercan».

Abrir chat
BUFANDA CONMEMORATIVA ¡CONSULTANOS!