Saltar al contenido

Cuando Williams recaló en Lezama «fliparon» con su velocidad

Williams

Una iniciativa de Ea Sports FIFA España ha servido para que varios jugadores profesionales evoquen como fueron sus inicios en el balompié. Entre ellos, el rojiblanco Iñaki Williams, cuyos primeros pasos se remontan al barrio navarro de Rotxapea, donde debía apelar más al instinto que al talento para sobresalir entre los aspirantes. El propio protagonista reconoce, jocoso, que pocos le auguraban un futuro brillante en el deporte: «Muchos de mis colegas me dicen que parece mentira que con lo tuercebotas que eras acabes en Primera División».

En la entrevista, grabada en febrero y estrenada ahora, el atacante reivindica los orígenes como inspiración para el triunfo: «El instinto callejero no lo puedes perder a día de hoy. Ese fútbol callejero te da motivación porque sabes de dónde vienes, no te puedes olvidar de dónde vienes. La verdad es que estoy aquí por trabajo y esfuerzo diario».

Un fútbol a pie de calle que no hacía concesiones a los débiles: «No me dejaban tranquilo, pero bueno, en el fútbol callejero prácticamente vale todo, hay que ser pícaro y aprovechar tus condiciones».

Williams
Foto Athletic Club


Cuando esa picaresca logra aunarse a su explosiva velocidad, las puertas del Athletic se abrieron para la Pantera: «Ese día era de pruebas físicas y cuando me vieron esprintar, se quedaron todos flipados por mi velocidad. Creo que batí el récord de Lezama, fue algo curioso para mí primer día».

Arribar al Athletic supuso un vuelco para la vida de Williams: «No solo era llegar a un estadio de grandes dimensiones, si no porque el césped de Lezama está impoluto, en Pamplona te tirabas y te levantabas toda la piel…. Guardas eso, de esos campos a San Mamés, el Bernabéu, Camp Nou jugando y representando al equipo de tu corazón».