Saltar al contenido

Garitano admite que su destino no está en sus manos

Garitano

La espada de Damocles se cierne esta noche sobre Garitano. Incluso a sabiendas de la condición de final del choque ante el Betis en San Mamés, el entrenador del Athletic niega que ningún representante de Ibaigane le haya advertido que su destino dependa del resultado de hoy.

«No sé si me jugaré el puesto, pero no está en mis manos y nunca piensas en eso. Los entrenadores siempre tenemos momentos en los que te juegas el puesto. Llevamos dos años aquí y no sé si será mañana o más tarde, pero a todos los entrenadores nos llega el día», declaró ante la prensa.

El derioztarra aprovechó para evocar el momento en el que tomó las riendas del equipo. «Pillamos un equipo muerto, un equipo hundido y hoy tenemos un equipo competitivo», rememoró, adelantando que cuenta «con las mismas fuerzas o más y con la misma ilusión o más». «Sabemos que no hemos empezado la temporada como nos hubiera gustado, pero equipo está bien, está vivo, en la mayoría de los partidos hemos sido mejores que el contrario en la mayoría de las fases de los partidos y también esperamos tener un poco más de fortuna, un poco más de acierto y podemos ganar al Betis», afirmó.

Garitano
Foto Athletic Club

Si admitió ante los presentes la necesidad de más acierto cara a la portería contraria : «Ahí es donde más tenemos que mejorar, porque hemos dominado casi todos los partidos pero generar ocasiones claras cuesta. Nos encontramos muchas veces cerca del área y ahí tenemos que atinar», advirtiendo que «a los rivales con poco les vale para ganar el partido».

Refractario a la autocrítica, Garitano declaró que los «cambios drásticos de esquema se hacen cuando un equipo no tiene una buena estructura». «Y creo que no es el caso, que no se está dando», añadió.

El técnico rojiblanco asumió la amenaza de la destitución como inherente al cargo : «Siendo entrenador del Athletic siempre estás expuesto a la crítica y en estos dos años no tengo que decir nada de nadie, ni me he quejado nunca de nada. Somos gente de fútbol y sabemos lo que hay. Hemos estado en esta situación otras veces, no es nuevo».