Saltar al contenido

Herrerín hace gala de su profesionalidad

Herrerín

No están siendo tiempos fáciles para Iago Herrerín. La marcha de Kepa Arrizagalaba adivinaba una ansiada titularidad, pero la concatenación de acontecimientos le ha mantenido en el banquillo. A la sombra de Unai Simón esta vez y titular en el torneo de Copa, admite que «lo difícil no es saber» cual es su papel en los planes de Garitano, sino «aceptarlo».

«Yo lo acepté. Sé cómo estoy y no es la primera vez que estoy en esta situación. No me voy a relajar y no voy a dejar que mi compañero se relaje porque no va conmigo eso. Hay que estar preparado para cuando me toque jugar y hacerlo como creo que puedo hacerlo», reconoció ayer en rueda de prensa.

Recuperará el cancerbero la titularidad en Liga el domingo ante el Celta, merced a las paperas que sufre Unai Simón. Admite que «a nadie le gusta jugar cuando hay compañero un enfermo», pero se aferra a una oportunidad en la portería que «es lo que me da la vida».

Herrerín
Foto LaLiga

«Hay que ser objetivo y cuando otro compañero está a un nivel terrible y el equipo está bien es difícil entrar. Lo único que puedo hacer es centrarme en entrenar y cuando me toque estar ahí. La temporada es muy larga y el club ha tenido claro que me quiere y tengo que estar aquí», admitió.

Interpelado sobre la razón que llevó a Garitano a darle la titularidad en la visita que rindió el equipo al Leganés, explicó Herrerín los motivos del técnico derioztarra: «Siempre quieres más y tenía ganas de jugar, pero hay circunstancias en ciertos momentos que el entrenador tiene que llevarlo. Habló conmigo y se queda entre él y yo. Lo comprendí perfectamente y no pasa nada».

Como siempre, el meta solo guarda palabras positivas para su compañero Simón: «Le veo entrenar y en muchas cosas tenemos un carácter parecido. Estoy muy cómodo con él y me alegro por él. Nunca le desearía mal a mi compañero porque no depende de él ni de mí que juegue uno u otro. Cuanto mejor esté él mejor estaré yo porque me va a hacer apretar más. Que siga a ese nivel».