Saltar al contenido

Herrerín prepara su adiós

Herrerín

La última entrevista concedida por Iago Herrerín a El Correo tiene connotaciones de despedida largo tiempo aguardada. A pesar del rol clave que el cancerbero de Basurto tuvo en el éxito del Athletic en la Copa del Rey, esta campaña ha estado marcada por el constante desprecio de un sector de la afición. Una situación insostenible que le aboca a, por fin, decir adiós al club de sus amores.

«Ya lo he hablado con el club. Lo hice también cuando pasó lo que pasó. Estamos en este mundo para ser felices, más allá de jugar o no jugar. He estado aquí sin jugar y he sido feliz porque se ha reconocido mi trabajo», confiesa el bizkaino.

«Quiero aclarar una cosa: no es por no jugar. Lógicamente, todo el mundo quiere jugar y yo también. Pero para jugar debo demostrarlo y eso es cosa mía. Es por el hecho de cómo me he sentido tratado y cómo me siento tratado en muchos momentos», matiza el portero a su entrevistador.

Herrerín
Foto LaLiga

Los episodios más desagradables de esta campaña afloran al recordar que «los insultos y las amenazas están a la orden del día. Es difícil cuando la gente de tu propia ciudad y tu afición te mata, te insulta y te menosprecia. Da igual que lo hagas bien o mal, que falle un jugador u otro, las culpas siempre son para mía. He tenido cosas muy feas».

A colación de esta situación, Herrerín rememora el momento álgido de este menosprecio : «Me tuve que encarar con la gente después de ganar a todo un Barcelona (cuando el Athletic pasó a las semifinales de Copa en febrero). Se supone que todo el mundo debía estar feliz y contento. Se dijeron mil mentiras, como que eran menores de edad y hablamos de gente de 25 años. Exploté. Nunca me voy a pegar con nadie. Simplemente quise echárselo a la cara. Cuando pasó todo, esos chavales me dijeron que se habían pasado, que lo hicieron para hacerse los graciosos».

Concluye la conversación el meta confesando que «he estado bastante mal. He llegado a casa llorando, enfadado conmigo mismo. Quiero cerrar este año y pensar en el futuro».