Saltar al contenido

Felicidad en el banquillo del Athletic

Athletic

No fue el partido ante el Real Madrid apto para aficionado del Athletic con problemas cardiacos. La recta final del envite de Supercopa fueron unos tensos minutos en los que proliferaron las ocasiones de gol, mientras el marcador exhibía un marcador muy ajustado. El VAR quiso aportar también su punto de emoción, con la duda de un penalti a favor de los blancos que finalmente quedó en el limbo.

Athletic
Foto RFEF

Una tensión que se vio reflejada en el banquillo del Athletic. Un tuit de la Real Federación Española de Fútbol refleja como se vivieron esos últimos momentos en la expedición bilbaina, que veía avanzar el minutero mientras toda clase de amenazas se cernían sobre la portería de Unai Simón.



Para Marcelino la semifinal de Supercopa fue el perfecto escaparate de unos planteamientos, los del asturiano, que distaron mucho del conservadurismo de Garitano. Dar rienda suelta a Raúl García fue clave para que los rojiblancos se impusieran al séquito de Zinedine Zidane, que fueron incapaces de contener a un navarro que tenía una cuenta pendiente con los blancos tras su prematura expulsión durante el último choque liguero.

Iñaki Williams, Iker Muniain y Raúl García ejercieron de tridente ante un Real Madrid sin mordiente ante el que adelantar líneas no supuso el peligro habitual. Desde el principio llevaron los bilbainos la iniciativa del lance, dejando desorientados a unos blancos a cuya costa el Athletic ha logrado una muy necesaria inyección de moral.