Saltar al contenido

Macua y Lertxundi juzgan el conflicto con Llorente

Llorente

De el frustrado fichaje de Fernando Llorente se han hecho eco en TeleBilbao dos ilustres de la historia rojiblanca como José Julián Lertxundi y Fernando García Macua. Ambos ex presidentes aprovecharon la presencia de las cámaras para confesar que ellos habrían traido de vuelta al delantero.

Macua aseguró que «si Fernando está físicamente en condiciones, lo habría fichado, y también lo haría en enero,… espero que no en una situación más acuciante”, en alusión al lugar que ocupan los leones en la tabla clasificatoria.

Matizó el ex mandatario que, si bien apoyaba la vuelta de Llorente, denota un modelo obsoleto y peligroso cara al largo plazo : «Cuando tenemos que basar el futuro en jugadores que vienen a desarrollar sus últimos años aquí, es que nuestro modelo tiene piezas desencajadas».
No faltaron a alusiones a una hinchada que aún no perdona al jugador que abandonara la disciplina rojiblanca sin compensación alguna para la tesorería del club. Lertxundi recordó que “su marcha fue un despropósito y hay culpables en la directiva de Josu Urrutia y en el entorno del jugador, porque su hermano y agente (Chus) hizo una mala gestión… Esa herida no está cerrada, pero con dos goles por la escuadra se supura, el hincha quiere buenos jugadores que metan goles. Llorente es como un coche Mercedes, mira la longevidad que tuvo Aduriz. Seguro que le quedaban dos años buenos».

Llorente
Foto EFE

«Si a mí me viene Txutxi Aranguren y me dice que quiere a Llorente, hubiese buscado el consenso que dicen que no se ha logrado ahora. Alguien le ha llevado al huerto, aquí ‘alguien ha matado a alguien’ como decía Gila», razonó.

Hubo menciones a unas comparecencia ante la prensa que, en el caso de la de Alkorta «fue muy lamentable y en la segunda comparecencia el presidente tuvo que contar cosas inexplicables, fue todo un papelón. Para mi ha sido un auténtico despropósito así como las gestiones de Berenguer se han hecho muy bien. Pero de inicio fue una pena que Fernando se marchara».

El remate del sainete fue la revelación de que varios jugadores demandaran su retorno : “Es como si los ingenieros piden un ingeniero nuevo, que te digan que esto no va bien en la empresa… esto es surrealista. No sé si es verdad que los jugadores lo hayan pedido, si lo es hay que mirárselo. Y la dirección deportiva encima les da pábulo y luego Llorente se queda colgado en la brocha; esto no es el Athletic… En el Athletic hay valores y hay honor. Si todo esto es verdad, la gestión ha sido catastrófica».