Saltar al contenido

Marcelino confirma pasillo a la Real

Derbi amargo hoy a las 21:00 en Anoeta. Athletic y Real Sociedad vuelven a encontrarse tras la final de Copa del Rey del pasado sábado, que devolvió a los txuriurdin al palmarés tras 34 años de ausencia.

Interpelado Marcelino por la incómoda situación, declaró ayer en Lezama que «el Athletic es un Club señor y sus profesionales también, haremos el pasillo como corresponde al ganador porque siempre hay que actuar con los demás como quieres que actúen contigo. Hemos dado una lección de cómo un equipo debe sufrir la derrota, con mucho dolor, pero hemos tenido un respeto absoluto».

«El cómo celebra el vencedor ni lo sé ni me preocupa, cada uno celebra como quiere, sus palabras y gestos quedan de manifiesto, pero no soy quien para calificar si ha sido respetuoso o no», añadió tras unos días marcados por la polémica.

Reflexiones de una derrota

El asturiano se explayó sobre una final marcada por el pésimo desempeño de ambos contendientes : «Sabía que aquí se hablaba constantemente de la Copa y esta duró 13 meses, eso generaría una carga mental para los dos equipos,… Fue la primera en la historia vez en que un equipo gana sin tirar a puerta más que en un penalti, eso indica el nivel de ambos equipos. Estábamos a la par en cuanto a responsabilidad. La final cayó de su lado justamente, pero sí que en el desarrollo del partido veo que la carga sobre los hombros de los jugadores era mayor de la que yo percibí en los días previos».

No ocultó el de Villaviciosa el impacto que la derrota ha tenido en la moral : «Es muy duro, están siendo días muy duros para todos nosotros… no conviene ni debemos olvidar ni lo haremos lo pasado en muchísimo tiempo y a la vez hay que analizar por qué ha sucedido. Eso será lo que nos lleve a ser el equipo que fuimos y que en la final no demostramos».

Un rival bajo mínimos

La derrota infligida por los donostiarras es más dolorosa cuando se analiza su rendimiento : «Tampoco la Real hizo nada del otro mundo, visto y analizado el partido nos queda la sensación de que fue un partido malísimo: muy mal jugado por la Real y el Athletic, muy mal dirigido por el árbitro, impropio de una final de copa y la ganó el que se aprovechó de un error del rival».

Un dardo envenenado que para Marcelino no está reñido con la autocrítica : «Nuestra propuesta ofensiva fue pobre y para ganar hay que jugar mejor de lo que lo hicimos. El trabajo previo fue muy bueno y el nivel emocional el adecuado. Siempre habíamos reaccionado cuando encajamos un gol pero pasó lo que nunca nos ocurrió, ese gol supuso el mazazo definitivo para no creer en nosotros y pensar que estábamos derrotados».

Nueva oportunidad

Para el técnico rojiblanco la de esta noche es una buena ocasión para recomponerse : «No puede ser de otra manera que estar rotos, ahora estamos en proceso de recuperación; es una derrota dolorosísima, no la podemos olvidar, cuando algo te duele tardas en olvidar, pero a la vez saber lo que erramos es el punto de partida para reestablecernos. Es un grupo unido y fuerte, encontraremos el camino adecuado. Lo hemos demostrado, sabemos qué nos lleva a ser un equipo competitivo, hay que volver a la alegría y a la valentía, a querer ser protagonistas. Confío en ellos igual que antes de ganar la Supercopa».

«Nos da igual el rival que venga ahora, tenemos que mirarnos a nosotros mismos, nos toca jugar y el fútbol es así de bonito. Tienes un día frustrante que te genera incomodidad porque quieres brindar a esta afición con su arraigo y sentimiento de pertenencia, pero tienes que recuperarte ya y jugar contra la Real, es lo que toca», zanjó ante la prensa.

Abrir chat
BUFANDA CONMEMORATIVA ¡CONSULTANOS!