Saltar al contenido

Marcelino hace balance de su primer año en San Mamés

Marcelino

Una entrevista concedida por Marcelino a la revista francesa So Foot ha servido para que el técnico del Athletic haga balance de lo que han supuesto sus doce primeros meses en el banquillo rojiblanco. Un año rigiendo el destino bilbaíno y que se ha caracterizado por no pocos momentos agridulces, empezando por las dolorosas derrotas en la finales de Copa. Llegó el asturiano precedido de numerosos rumores que hablaban de ofertas rechazadas, como la del Celta, a la espera de la destitución de Gaizka Garitano.

“Venir al Athletic fue un gran acierto. Era una posibilidad que probablemente no se volvería a repetir. No entraba en nuestros planes tener la opción de entrenar al Athletic, pero el fútbol y la vida muchas veces son impredecibles. Y en un momento determinado, en el lugar oportuno, pues estábamos nosotros. El Athletic nos solicitó y fue una decisión muy rápida. Nos consideramos muy satisfechos de haber tomado esa decisión en ese momento. Los hechos y el día a día nos llevan a sentirnos orgullosos de la decisión tomada”, declara a su interlocutor.

El medio galo no es indemne a la fascinación que ejerce la filosofía del Athletic e interpela a Marcelino a que exprese su opinión sobre este condicionante : “Hay una similitud importante en lo que es el estilo, la idea, la propia filosofía del Athletic a lo largo de su historia, y lo que es nuestra forma de entender el juego. Eso nos puso las cosas más fáciles. Yo creo que los entrenadores, cuando vamos a un sitio, tenemos que saber adónde estamos yendo, y tenemos que intentar adaptarnos. Si quieres solamente imponer tú todo aquello que piensas, y eso no va en consonancia con lo que es la propia historia y filosofía del lugar, aumenta la dificultad de adaptación”.

Un estilo que dista mucho de sus experiencias pasadas, como la de Valencia, donde cada cambio era drástico : “Aquí es diferente, y lo que sé es que eso aquí no va a ocurrir, eso es seguro. El club es de los socios, no es una sociedad anónima deportiva. Es un club en el que hay un sentimiento, y el Athletic tiene un arraigo, una importancia máxima en la forma de vivir, dentro de la sociedad, entonces eso está por encima de todo”.

Una experiencia que ha servido para aprender a adaptarse “Este es un club extraordinario, muy bien dirigido, y luego es un sitio en el que hay un sentimiento añadido en cada una de las personas que trabajan. Mis experiencias me dicen que no empujan todas las personas hacia el mismo lado en otros sitios, siempre hay algunas que están pendientes del error. Aquí en cambio hay un apoyo sincero, entregado hacia buscar lo mejor para el club, para la plantilla. Todo es apoyo, no se escatima ningún tipo de esfuerzo para buscar el beneficio colectivo. Y claro, para nosotros es una situación muy agradable”

Abrir chat
BUFANDA CONMEMORATIVA ¡CONSULTANOS!