Saltar al contenido

Petxarroman descartó una oferta de la Real por el Athletic

Petxarroman

El de Alex Petxarroman es un nombre que ha quedado inscrito con letras de oro esta temporada. Su condición de único fichaje del Athletic le dota de un aura especial, más cuando ha sido a costa del eterno rival, la Real Sociedad. Con 24 años llega a Bilbao gracias a una inusual polivalencia. Capaz de ejercer de lateral, central y pivote, haberse ubicado de carrilero le ha dotado con aptitudes ofensivas poco habituales en un jugador antaño centrado en tareas defensivas.

Es plenamente consciente de que Capa, De Marcos o Lekue suponen una competencia de primer orden, pero advierte que «he venido para convencer a Marcelino y pelearé por ello, si lo logro podré quedarme en el equipo, he venido para eso, he fichado como lateral, pero la polivalencia me da diferentes opciones».

Como otros novatos, se ha quedado sorprendido por el recibimiento en el vestuario rojiblanco : «Es un grupo nuevo, no conocía a nadie, la gente del vestuario está muy unida, hay mezcla de veteranos y jóvenes. Los primeros días siempre estás con ciertos nervios, pero desde que he llegado, me he sentido muy a gusto y me han acogido muy bien».

Salida polémica

No olvida Petxarroman la polémica inherente a dejar Donosti para lucir la elástica del eterno rival : «Era una propuesta de un club muy importante, una opción para jugar en Primera y eso me hizo decidirme. No me lo pensé dos veces. Estoy muy contento. Resulta fácil dar el paso y decir cualquier cosa de un club tan grande como el Athletic, no me lo pensé mucho ante la confianza que demostraron y la oportunidad que me brindan». Matiza que la Real no le dejó marchar, sino que «hizo su oferta», pero «hubo una propuesta mejor y no lo pensé».

Un cambio de camiseta que ha repercutido en su entorno, pero que no ha pasado de bromas : “Sí que ha habido un poquito de vacile, ha habido algo pero bien. Está claro que siempre ha habido un pique entre la Real y el Athletic”.

Futuro pendiente

Bilbao no es su primera etapa bizkaina, tras haber militado en el Gernika : «Fue una experiencia diferente, salir de Zubieta e ir a Gernika, a un vestuario muy top. Una etapa muy enriquecedora, me ayudó mucho y tengo muchos amigos allí».

Queda pendiente aún de confirmar su permanencia en el primer equipo, admitiendo que «si el club decide que tengo que irme, lo aceptaré, pero ojalá me pueda quedar y juegue en Primera». Las exigencias de Marcelino son claras : «Marcelino me ha dado la bienvenida, me dijo que cada entrenador tiene sus gustos y sus conceptos y los he de asimilar lo antes posible para poder adaptarme mejor al juego del equipo y a su estilo de hacer las cosas, poco más».

Abrir chat
BUFANDA CONMEMORATIVA ¡CONSULTANOS!